Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 17

El amanecer es negro. Tanto en el clima como en la casa. Los hombres de mi padre están merodeando en cada esquina y él le grita a todo el mundo. Ha discutido con Vladislav incluso, y Sher ha despertado con dolores en el vientre bajo, lo que nos tiene a algunos tensos.

Hace un rato he visto a Gil y Angelique en sus labores como si nada hubiera pasado y eso me alegra. Al menos algunos están bien.

Justo ahora estamos mi madre y yo desayunando a solas, en silencio. Slava está en una reunión con la Organización para tratar el asunto del ataque.

—¿Cómo te sientes hoy? —pregunta mi madre para romper el silencio. Sus ojos escudriñan la venda que cubre mi herida. Ha vuelto a ser la misma pulcra y distinguida señora Záitseva.

—Igual que ayer. —Meto un pedazo de fruta en mi boca—. ¿Tú?

—Los resultados no arrojaron nada.