Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 75

Abrazar a mi hija, besarla, estrujarla entre mis brazos quedaba tan corto porque sentía que no era suficiente.

Está más grande, y gatea hasta el punto que está a días de pararse en dos patitas. Mi niña hermosa, definitivamente es hermosa y se parece a mí. Bastante.

- ¿Cuánto tiempo estuve inconsciente? – pregunto de repente, ellos se observan unos a otros evadiendo mi pregunta. – Pregunto en serio.

- Casi tres meses.

¿Casi tres meses? Inconsciente

- Es mucho tiempo. – susurro. – y ellos asienten. - ¿Dalbert?

- Nunca te dejó sola. Se mudó a trabajar aquí para poder cuidarte. – señalando un escritorio en la habitación. – pero tuvo que viajar con Paulo y aún no ha vuelto.

- ¿Hace cuánto se marchó?

- No te atormentes. – dice mi prima, mientras toma a Lúa en