Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 59

Mis hombres se acercan cerca, con las armas hasta el hombro. Luis se acerca de inmediato para verificar si me encuentro bien.

- Estoy bien. – lo miro, y este entiende de inmediato, y le hace unas señas a sus hombres y estos se dispersan para empezar a inspeccionar lo zona.

- ¿Vio a alguien?

- No pude reconocerlos, pero empiezo a creer que la azafata tenía razón.

- Entiendo. – dice, mientras me escolta hasta el edificio, donde debo hablar con unos agentes para después ir a hacer la denuncia en la jefatura.

Trato de mantener la calma para que no noten mi frustración, pero realmente me preocupa esta situación, pues no sé si están atentando contra mi o contra Olivia. Pero definitivamente el odio es bastante hacia nosotros para hacer tal desfachatez.

Ya imagino la prensa mañana, querrán comernos vivos. De hecho, ya es hora de retirarnos, pues algunos ya están llegando y mis hombres ya se han percatado, pues en estos momentos ya me están conduciendo dentro de la cami