Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 31

Luego de la visita del doctor, de sus recomendaciones y miles de medicamentos que no tengo idea de cómo acordarme la hora de consumir, informó que mañana me darían el alta. Eso en arte me ha emocionado.

Dalbert se encargó de ayudarme a darme una ducha y me mando a traer algunos productos de aseo y ropa. Un pijama para pasar la noche y otra para mi salida de mañana.

Una vez vestida y recostada en la cama, Dalbert dio el pase para que puedan ingresar a verme, entre ellos estaba Camila y Fio, Paulo, incluso Luis pasó a saludarme, y me entregó un celular nuevo ya que el que tenía será utilizado para investigación.

Mi novio no se separó en ningún momento de mí, sin embargo, lo veía cansado, y sabía que tenía que ir a trabajar. Una vez solos le dije que vaya a casa, a darse una ducha, a comer algo, a descansar. No quiso, pero finalmente acepto con la con