Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 12

 

— ¿Peligroso? ¿Por qué sería peligroso? — replicó ella.

— Por ellos…— le señalé con la mirada y su inquietud hizo que saliera disparando hacia la cornisa desde la cual me encontraba observando la ciudad.

— ¿Quiénes? — quiso saber y cuando miró, el horror le bañó la expresión. Su rostro se volvió tan pálido y blanco como el de un papel, similar a Ely cuando supo que Ada no estaba al tanto del toque de queda.

— ¡¿Qué rayos está haciendo ese tipo con esa mujer?! La dejó ahí tirada… ¡Tirada! Esta… Él la…

— Son chupasangres… por eso no puedes salir, Ada. — le dije indiferente, sin medir mis palabras.

— ¿Chupasangres? — r