Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
capitulo 12

.

Llegué a casa y me llevé la sorpresa de que en la puerta estaba parado Luther a punto de tocar, mi corazón se aceleró y mis ojos se abrieron muchísimo por el miedo, en pocos minutos llegaría Stephen, si he empezado a hacer preguntas, y eso no le gustara a Stephen.

—¡¡Luther !! - grité, él se giró rápido y me miró, corrió hizo mí y me abrazó, por un pequeño segundo sentí mucho alivio.

—¡Por dios santo, pequeña!¿Dónde tiene estado? —Decía con su cara escondida en mi cuello, Se escuchaba preocupado y me sentí mal, por haberlo ignorado tanto tiempo.

—Yo ...— no sabía qué decir, no podía decirle la verdad —y-yo ... estuve ocupada —él se separó de mí y me miró a los ojos, por la intensidad