Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Mi hermano me odia
Natalia.
capitulo 1

.

Samanta James.

-¡Vete de aquí maldita nerd, sólo eres un estorbo!-dijo la chica frente a mi ¿qué hice yo, si sólo fui al baño?

Bajé mi cabeza y salí de allí. Estaba en el instituto, no tenía amigas, ni mucho menos amigos.

Pero quien va a querer tenerme de amiga si soy un desastre, cabello largo y con una cola de caballo, ropa para nada a la moda, mi cuerpo...ni hablar de el.

Mi nombre es Samanta James, pero para todos soy Samanta Resmond o como me dicen "la rata".

mi vida en la escuela jamas ha sido la mejor, bueno no desde que mis padres ya no están.

Se preguntarán ¿por qué Resmond? Y esa es la parte triste, es la parte de mi vida que mas me ha marcado en mucho tiempo.

Stephen James, el chico popular, lleno de tatuajes, guapo, con un cuerpo que sólo al verlo produce un orgasmo instantáneo. Él es mi hermano mayor, si, como lo leen, ese chico por el que todas mueren es mi hermano.

Pero me odia, ¿la causa?, bueno eso es algo que aun no tengo muy claro, Mis padres están muertos. Y por ende a mi tía Susan y Stephen les toco matricularme en el instituto, pero su odio es tanto hacia mí que le pidió a la tía Susan que cambiara mi apellido, para que nadie sepa que somos hermanos o tenemos algo en común.

Duele saber que tu propio hermano te odia, te rechaza y maltrata.

pero bueno, ahora Iba camino a mi clase, pero como la mala suerte me persigue todo el maldito tiempo, frente a mi se encontraban las dos personas que hacen que mi pequeño mundo se venga abajo.

Stephen y su mejor amigo Justin Clark, el chico del cual me enamore perdidamente, pero eso es cosa del pasado, oh eso es lo que mi mente me quiere hacer creer.

La mirada de asco que los dos me daban, hizo que mi estómago se estrujara, que algo dentro de mi se rompía, pero la que más me dolió fue la de mi hermano, para mi el es mi todo, y que el me haga estas cosas... duele demasiado.

-Quítate de mi camino rata. -dijo Stephen y mi corazón se oprimió.

Bajé mi cabeza para evitar que vieran mis ojos cristalizados, porque eso solo empeoraría las cosas. Me hice a un lado y ellos pasaron, no sin antes botar mis hojas y algunos libros que llevaba en mis brazos y patearlos.

Me agaché a recoger mis cosas bajo la mirada burlona de unos, y la mirada de pena de otros.

Y como si fuera poco unas lágrimas bajaron por mis mejillas, pero las limpié con rapidez para que nadie las notara, pero como todos me miraban, muchas personas notaron mi pequeña acción.

Una vez con todas mis cosas en mis manos me paré y fui a mi casillero. Guardé mis hojas y libros para luego sacar mi folio de física. Lo que me toca ahora.

Al entrar al salón, lo primero que mis ojos vieron, fue a mi hermano, en el fondo de la clase. Se preguntarán ¿por qué esta en mi clase, si es un año mayor? Bueno, él quedó repitiendo un año, por causa de la muerte de mis padres. Y por esa razón es que vamos en penúltimo año...juntos.

todo esto muchas veces me supera, y hay es cuando llego a mi momento de locura, y digo locura, por que así es como muchas personas le llaman a lo que yo hago, y estoy segura de que muchas mas personas también lo hacen, unas con motivos mas fuertes que otros, pero al fin de cuentas...lo hacen.

---------------------

Escritora: Natalia Manríquez.

Capítulo siguiente