Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
-XXVII-

Cruzando las puertas del hospital, apareció un Dominic desquiciado, seguido por una Alice nerviosa y una Adele asustada.

Llegaron a la sala de espera donde Ian y Ricky estaban.

El primero se puso en pie al verles aparecer.

-¿Has hablado con Morin?- inquirió la morena.

Ian asintió varias veces con la cabeza para pidiéndole por señas que la siguiera.

Apartándose de los otros tres, Ian se frotó las manos y dijo:

-Tam-tambien le he pedido que...echara un vistazo a...un chico que...lo está-

-¿¿Quééé??-

-Creo...no, puedo asegurar que sea...cosa de...Gerry y...-

-Maldito hijo de...-

-Está de más de dos meses y...no quiere tenerlo- interrumpió Ian.

-No puede matarlo o...es muy probable que después se...culpe-

Ian miró, con disimulo a Dominic.

-Lo sabe-

El castaño mayor la miró, pasmado.

-¿Qué... qué acabas de...decir?-

-Se lo he tenido que contar-

-Genial, ahora, me odiará- se lamentó para