Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
-XXXIV-

Procurando mantenerse ocupado, Bale intentaba que la petición del joven no le hiciera sentirse como un monstruo.

Temía equivocarse y perderlo por volver a repetir lo que una vez le pidieron.

Nunca había sentido miedo por tener que traspasar la línea del placer y volverlo dolor pero con Joel intuía que no traería nada bueno. Pero...

Él se lo había pedido ¿No?

De eso constaba lo que practicaba, de complacerle...

¿No?

-Estás sacando conclusiones sin saber, Dominic- se dijo en voz alta.

Aún así, un extraño reconcome de entrañas le apareció en el estómago y no desapareció en todo el día.

-"¿Qué tal lo llevas con don Perfecto?"- le preguntó Holly a su amigo.

Joel la había llamado para hablar con ella.

Tumbándose en el sofá, miró fijamente el techo y respondió:

-Si te soy sincero nunca pensé que a mí me pudiera pasar ésto -

-"¿El qué?"- indagó ella.

Joel hizo una pausa y volvió a decir: