Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
-XI-

Como nuevo, Joel bajaba las escaleras apresuradamente llegando al salón.

Allí, Bale, con el aspecto con el que Joel lo había conocido, le esperaba.

El joven caminó despacio parándose a una distancia prudencial entre él y el moreno.

Éste observó que Joel no se había secado bien el pelo pues lo tenía húmedo

-Llevas el pelo mojado- señaló

-No sé donde tiene el secador- alegó el chico.

-¿Y por qué no me lo has preguntado?-

-Tampoco importa-

Bale le indicó la mesa donde había un gran desayuno preparado

-Me gustaría que desayunaras-

-Er...no tengo hambre- rechazó el castaño su invitación -Además tengo que irme, no quiero seguir abusando de su hospitalidad señor Bale -

-No estás abusando- una sonrisa pícara asomó en el ro