Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 57

James

Con mis manos en los bolsillos de mi pantalón observo, desde mi ventana, el ajetreado movimiento en el jardín trasero de la casa de mi abuelo. Las últimas flores coloridas que son puestas en su lugar, las luces que le darán el ambiente íntimo y sobriamente festivo que aseguró la asesora de bodas, las sillas para la fiesta y los últimos encajes en las sillas de los invitados a la ceremonia. Es toda una parafernalia inútil que hace doler mi cabeza, y de la que afortunadamente Richard se ofreció de ocuparse para complacer cada capricho de su hermanita loca que será mi esposa. El problema no es el dinero, el sólo pensar en tener que ocuparme de algo que debe hacer la novia me pone de mal genio. No ha sido una semana fácil y estar alerta de cada movimiento de Lucio y de Marco. Si la dejaba intentar planear nuestra boda nos casaríamos en