Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 29

Miranda

Me aferro a mi hija, es lo único que me veo capaz de hacer para controlar esta avalancha de emociones que se cierne sobre mí. Dejo que Donovan me consuele con un abrazo, porque ciertamente deseo salir corriendo al ver el revuelo que se ha formado a nuestro alrededor. Un par de hombres, ambos idénticos, y vestidos igual a propósito, se encargan de sacar a las personas del restaurante, de cuando en cuando me miran tan turbados como yo me siento, o quizás más. Los comensales salen sin poner trabas, algunos, incluso, me observan como si me reconocieran.

Decido dejar vagar mi vista lejos de todos ellos. No sé qué hacer con esta situación tan abrumadora que no esperé que pasara jamás. Siquiera sabía que tenía familia. Mamá jamás habló de ellos, aunque estoy segura de que