Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Cap 11

Karibische me invitó a su casa en Bluefields, nos fuimos en panga desde El Río Escondido, las olas que se formaban al final de la cuenca me marearon al punto de vomitar; llegamos a su casa. Su familia me atendió con amabilidad, habían preparado especialmente ron don para la cena, comimos hasta explotar, luego fuimos a caminar por las calles de Bluefields, una ciudad muy exótica para mi gusto. El clima húmedo y las pequeñas brisas que de pronto caían me provocaron cierta extrañeza también el bochorno era distinto al de Managua. Había escuchado que Bluefields era muy pobre, pero su riqueza de paisajes ganó más en mí un entusiasmo por su cultura que ese pensamiento.

Vi a niños con cubetas llenas de camarones vendiéndolas en las calles y a orillas de la Laguna de Perla. Recordé la vez que cociné pasta con camarones y me salió un ojo de la cara. Porq