Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Cap 9

La semana después del fallecimiento de mi padre fui por primera vez a mi pasantía como asistente investigador en el IHNCA, para esa fecha ya me había quedado sin dinero y no tenía tiempo para ir al casino, el pago de los trescientos dólares sería hasta dentro de un mes y solo tenía asegurado los mil córdobas del estipendio por la beca. Así que luego de salir del IHNCA a las cinco de la tarde fui al casino Nicarao a jugar en las máquinas, jamás pensé que me iba suceder lo siguiente. Inserté un billete de veinte dólares y de inmediato lo perdí, ni siquiera un dólar gané, inserté otro billete y también lo perdí solo me quedaban otros veinte dólares, no podía jugar al azar, así que me retiré y me fui a mi casa con la derrota encima de los hombros.

 Me sentí un fracasado, el juego no me dominaba