Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 56. Una fiesta de cumpleaños

Carolina intentó caminar un poco sin flaquear la pierna, pero falló, le dolía, se sentó con cuidado en la orilla de la cama y se alisó la tela del vestido negro que traía puesto, escote discreto, pero elegante, su cabello estaba planchado, con una partidura en la mitad de su cabeza y el cabello caía por enfrente, cubriendo sus pechos sin cubrir el escote, sin mangas, tipo jumper, se adhería a las curvas de su cuerpo. Le recordó a su actriz favorita, Eva Méndez, en su oufit en la película Hitch, le encantó ese estilo.

    

Miró sus pies, pensó que no podría caminar con las zapatillas, no podría lucir ese conjunto como debía, maldijo unas cuantas veces más después de imaginar que nada le combinaba si no era con esos tacones que le hacían ojito, “Úsanos, te verás hermosa, un estilo de cabrona elegante” tomó aire, luego lo soltó drásticamente, se inclinó y tomó esa zapatilla de tacón de aguja y se lo puso en el pie, -de la pierna sana- luego lo movió con