Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 33. Algo nuevo

—¿Más fruta, señora García? —la mujer del servicio le ofreció a Carolina, ella asintió tomando el plato y sirviéndose a sí misma, le agradeció a la mujer por su amabilidad. Se llevó un trozo grande de sandía a su boca, Daniel la miró comer con gran apetito y, sonrió.

    

—¿Quieres hacer algo hoy? —preguntó antes de dar un sorbo a su taza de café bien cargado, ella hizo un gesto de estar pensando, pero luego negó, terminó de comer, se limpió los labios y lo miró.

    

—¿Por qué en lugar de salir, mejor usamos la alberca de la tercera planta? —se llevó su tenedor vacío y lo lamió, ese gesto hizo que Daniel tuviera una gran erección contra el pantalón de su pijama, sonrió pícaramente. —Digo, nunca, nunca, nunca…lo he hecho en una alberca…—Daniel soltó una risa y negó de manera divertida.

    

—¡Oh, Dios mío! —exclamó Daniel, luego se inclinó hacia a ella y susurró—He creado una ninfómana…—C