Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
74

Amelia sacó un paraguas del auto y salió en medio de la lluvia cubriéndose con él. Cuando vio que Zack la imitaba, corrió a él.

—Estás resfriado, no deberías mojarte más.

—Amy, ¿crees que un resfriado me matará? —ella lo miró llena de dudas, pero, de todos modos, lo cubrió también a él con el paraguas, y juntos caminaron hacia la zona del accidente que acababan de presenciar.

Llegaron hasta el auto, y vieron a Vivian con un golpe en su cabeza, del cual salía una línea de sangre. Zack extendió su mano a ella y le buscó el pulso en el cuello.

—Sólo está inconsciente —dijo, y antes de pedirlo, ya Amelia estaba llamando a una ambulancia.

Ésta llegó en pocos minutos, y decidieron seguirla. Atendieron a Vivian en urgencias, y ellos se quedaron all&iacut