Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
58

A la mañana siguiente, Amelia despertó sola en su cama. Se asomó por la ventana de la habitación de Zack, que daba al jardín, y vio a su ahora prometido jugando con Damien en el patio. Había un tablero de básquetbol, y se turnaban el balón para hacer lanzamientos. Y conversaban, notó ella.

Nunca los había visto llevarse tan bien, y era agradable verlos así.

Una fina llovizna caía sobre ellos, y vio a Zack estornudar, así que se asomó y desde la ventana le advirtió que se resfriaría si no se cuidaba. Zack la ignoró olímpicamente y siguió jugando.

Llamó a sus padres asegurándoles que había dormido junto a Catherine en su habitación. No supo si le creyeron, pero no hicieron demasiadas preguntas. Desayunó junto a Denise y Chloe, y luego subió de nuevo para darse una ducha.