Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
31

Al entrar de nuevo a la cabaña, Zack encontró a Denise y Cath cocinando mientras Amelia metía al refrigerador varios paquetes de cerveza. Howard la libró de la tarea, y entonces Amelia le ofreció a Denise ayudarla con la ensalada.

—No es necesario, cariño. Ve a la playa un rato y disfruta. Zack, llévala a la playa—. Zack miró a Amelia sonriéndole a modo de invitación. Ella le sonrió elevando una ceja como si estuviera disfrutando desde ya; no se negaría, supo él.

—¿Van a ir a la playa? —preguntó Vivian asomándose a la cocina—. Me apunto—. Zack miró a Amelia, que tragaba saliva mirando a Vivian. Mierda, no le gustaba el cariz que estaba tomando esto.

—Estoy cansado —dijo, sentándose en los muebles de la sala—. El jet lag, creo.

—No tienes que salir si no quieres —dijo