Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
49

Los días se pasaron, y pronto tuvieron noticias de Jed Smith, el investigador privado recomendado por Raphael. Definitivamente, no podía haber sido August quien enterrara a la chica, si la fecha en que ella fue vista por última vez coincidía con la que él había ingresado en la clínica.

—Un respiro —suspiró Tess al oírlo.

—Pero que no la haya enterrado, no significa que no la haya asesinado —insistió August, dispuesto a llegar al fondo. Jed, que estaba al teléfono, contestó:

—No, pero reduce las posibilidades. Te hace más otra víctima que un victimario. Es decir, es altamente probable que hayan estado juntos esa noche. Según la Clínica Mayo, entraste con una herida en el abdomen, profunda y delicada, y tenías en tu cuerpo signos de lucha, como nudillos rotos, golpes en el rostro y otras partes del cuerp