Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
32

—Los diarios hoy hablan muy diferente de ti –dijo Raphael entrando al dormitorio. Heather aún estaba en la cama, enredada en las sábanas y desnuda. En una bandeja, Raphael traía lo que parecía ser el desayuno y el diario. Llevaba puesta una sencilla camiseta y un pantalón pijama de franela que le caía bajo en las caderas.

Se sentó en la cama con pereza y lo miró enfocando su mirada. Él, ciertamente, era algo hermoso de mirar por las mañanas.

— ¿Me estás trayendo el desayuno a la cama?

—Es sólo porque tengo la esperanza de volverte a hacer el amor luego –Heather sonrió. Se subió la sábana cubriendo su pecho mientras Raphael ubicaba la bandeja de desayuno en su regazo. T