Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 47

Marisa no podía dejar de pensar en lo mismo una y otra vez, ya estaba más tranquila… Ver a Jace dormir la ayudaba a encontrar algo de paz, pero no la suficiente

Y entonces no lo soportó más, abandonó la cama para regresar a la sala y darles vía libre a sus preocupaciones

No supo cuánto tiempo pasó exactamente desde que sacó los álbumes de fotos y comenzó a ojearlos, pero debió ser bastante, porque la luz ya empezaba a filtrarse. No es como si le importara demasiado

Pasó los dedos por una foto en particular de Gabriela cuando era pequeña, la tomó el día que, por fin, luego de mucho esfuerzo había logrado traerla a vivir con ella nuevamente… Recordaba la inmensa alegría que sintió al tener a su hija, se sintió completa por primera vez en mucho tiempo

Las ganas que tenía de llorar eran casi incontenibles, pero al mismo tiempo sentía que no tenía energía ni siquiera para eso

— Mar— Jace apareció estando adormilado todavía — ¿Hace cuánto que estás ahí? Aún está muy temprano—

— No podía dor