Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
2

La anticipación se apoderó de él cuando saltó a los árboles y contra su entrenamiento soltó un rápido "¡Whoop!" mientras corría rama tras rama.

Sintió que Alis lo perseguía, invocando estímulos y protestas, cuando ella se sentía necesaria.

Se sentía vivo.

¡Ahí!

Taylor tiró del enorme tronco de árbol y explotó una fracción de segundo más tarde. Giró en el aire y había planeado sus siguientes seis movimientos antes de que su pequeño cuerpo fuera empujado hacia un lado a toda velocidad a través del bosque para estrellarse, golpear y rodar muy abajo en el suelo del bosque. Su visión se nubló.

Observó una sombra borrosa a su izquierda. 

- ¿Esto? ¿Esto es lo que su villa piensa de nosotros?¿Enviaron a sus malditos niños a escoltar información clasificada?

La voz más cercana hizo eco detrás de los ojos borrosos de Taylor mientras se esforzaba por orientarse. 

¿Dónde he aterrizado? ¿Donde estoy?

Se escuchó un ruido de gorgoteo otra vez desde su izquierda, luego un suave y pesado golpe cuando un par de cuerpos chocaron contra el suelo.

Otros dos cayeron un segundo después y finalmente el último. Habían seis recordó entonces y había eliminado uno mientras Alis apartaba su atención de él. Ella los había alejado casi todos, sin embargo todavía habían ido tras él cuando se dieron cuenta de quién era ella.

Levantándose tropezó con su sensei agarrando su túnica roja. 

- Sensei, ¿estás bien?

- ¿Taylor? Oh, gracias Dios- Ella se arrodilló a su lado, sus manos ya estaban brillando-. Déjame mirarte, tus ojos están desenfocados, ¿te golpeaste la cabeza? Ven aquí, bebé.

Él le frunció el ceño. 

- Soy un shinobi, no soy un...- Sus ojos se abrieron de golpe cuando sintió la sombra caer sobre ellos antes de verlo.

Luego fue arrojado de nuevo al suelo y girado hacia un lado cubierto por un cuerpo firme y musculoso que era tres veces su tamaño.

Los brazos de Alis se envolvieron con fuerza alrededor de él, se estremeció dos veces, tres veces, cuatro... su respiración era rápida y entrecortada cuando de repente sintió que su sensei se desprendía de él y le devolvía el vuelo a su oponente perdido, su grito de rabia y su poder enviando escalofríos arriba y abajo de su columna vertebral.

Su puño resplandeciente se abrió paso a través del enemigo y ella rompió su puño hacia atrás antes de apartarlo de su camino, luego abrió un cráter en la tierra para caer.

Ante sus ojos jóvenes, ella palmeó la tierra y disparó chakra (energía interna) asegurándose de que no quedaran enemigos. Fue entonces cuando la vio de vuelta, salpicada de kunais y senbon; su túnica cada vez más carmesí.

Ella miró a Taylor, luego su mirada feroz se suavizó. 

- Ven aquí bebé, vamos a sanarte.

El asintió. Sus brazos aún temblaban mientras se sentaba obedientemente frente a ella. Él no perdió las señales de mano que ella lanzó antes de que ella empezara a curarlo.

- ¿Para que es eso?

- ¿Hmm? Solo estoy llamando a unos amigos- le sonrió, cayendo de rodillas-. Ahora, dame la espalda para que pueda echarle un vistazo.

Ella lo curó antes de que volvieran a caminar, aunque Alis cambió su ruta. 

- Primero vamos a hablar con alguien antes de volver a nuestro camino.

Sus ojos se movieron hacia su espalda y ella se volvió para mirarlo. 

- ¿Pasa algo?

El tragó.

- Está bien, estamos bien. Estaremos allí pronto, ¡lo prometo!- Ella le sonrió con el sudor goteando en su frente debajo de su hitai-ate (banda ninja)

Dos horas más tarde, ella llamó a un breve descanso y volvió a formar los signos de las manos de antes.

Taylor la observó y los memorizó.

Partieron de nuevo, aunque su progreso fue mucho más lento. Alis se apoyaba en los árboles de vez en cuando. La oscuridad cayó, todavía caminaban, aunque apenas podía considerarse progreso.

- ¿Deberíamos acampar aquí, Sensei?- Preguntó, pegándose al lado de Alis.

Ella tragó, su voz ronca, su respiración hueca. 

- Todavía no, ya casi llegamos.

El la miró dubitativamente.

Cerró los ojos y apoyó la cabeza en su brazo que se apretaba contra el árbol. 

- Casi allí... Sigue- dijo ella, obligando a su voz a sonar positiva.

El asintió y practicó mentalmente las señales con las manos que había estado haciendo.

Cuando cayó de rodillas, la luna estaba alta en el cielo sobre el dosel. Cuando se estiró para atraparla, Alis lo empujó gentilmente; su toque lo quemó como el fuego y se empapó de sudor.

- Sensei, creo que has sido envenenada- La boca de Taylor estaba seca.

Ella se echó a reír, su cabeza cayendo hacia adelante cuando intentó asentir. Ella extendió su brazo para prepararse cuando cayó hacia adelante. Acomodándose sobre sus rodillas, alis juntó sus manos temblorosas y trató de formar los sellos una última vez. Su coordinación falló y ella suspiró.

- ¿Taylor?

- Hai, Sensei.

Ella dejó escapar una ronca exhalación. 

- Necesito que hagas algo por mí... necesito que sigas yendo hacia el norte y no te detengas hasta que te encuentres con ANBU...  Sabes cómo se ven, ¿verdad?

El asintió. 

- Hai.

- Bien. Tú... haces eso, voy a tomar un breve descanso antes de seguirte.

Sacudiendo la cabeza, sus dedos temblando, Taylor extendió la mano para tocar a Alis. 

- Pero... se supone que debemos permanecer juntos.

- Ah, sí- jadeó ella antes de desplomarse hacia adelante-. Sin embargo, a veces necesitas continuar. Empieza a moverte, ¿de acuerdo? Estaré justo detrás de ti.

- Hai, Sensei- dijo confiado.

Asintió con los ojos cerrados antes de caer al suelo delante de él. Ella se apartó de él por lo que sus movimientos fueron ensombrecidos y se bajó la bufanda; Respiró hondo y se llevó una mano brillante a la garganta. Estaba demasiado oscuro para que él pudiera ver su cara antes de que se derrumbara por completo, una vez más su rostro se cubrió.

Su corazón latía con fuerza antes de que su adrenalina se activara... Y luego Taylor se quitó la mochila y arrastró una rama para sentarse y obtener un mejor punto de observación y se puso a cuidar a su sensei incapacitada.

Y él comenzó a practicar las señales de mano que ella había estado formando, una y otra vez. Era todo lo que podía hacer.

A diez kilómetros de distancia, los centinelas de ANBU se miraron entre sí dentro de su estación.

- ¿Y Konoha confirma que no enviaron nuevos equipos ANBU? Eso es definitivamente un distintivo de llamada ANBU.

Capítulo siguiente