Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO 14.- segundo fragmento

—¡Qué bonito día! —dijo Jose riendo alegremente.

Caminaba por las calles contento de volver estar ahí, Jeremy lo miraba con cara escéptica, estaba bastante sorprendido de que Jose no había cambiado nada. Su comportamiento seguía siendo entusiasta y alegre como un niño, y empezó a recordar porque solía decir que Jose parecía un perro labrador.

A la vez estaba aterrado. Su amigo era cálido, noble, de buen corazón y su sobrina estaba igual de loca que su padre. Se lo iba a comer con todo y zapatos al pobre Jose.

—¿Sigue abierto aquel restaurante donde solíamos ir a tomar el desayuno? —preguntó Jose.

—No lo sé, hace