Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
*XXXIII*

Derek miraba con pesar a Mitch quien dando paseos de un lado a otro no dejaba de mandar o recibir mensajes.

Tragando saliva se levantó del sofá, caminó lentamente hacia él, extendió las manos…

Y rodeó con los brazos desde atrás al castaño.

Mitch no pudo evitarlo y se echó a llorar.

-Lo siento, yo…lo siento, ojalá pudiera hacer algo, ojalá…hubiera sido yo y no Da…-

Mitch se giró rápidamente para sellar sus labios con los suyos.

Le sostenía del rostro con ambas manos.

Le besaba como si fuera verdad lo que acababa de decir.

-Ni lo digas, no- negó Mitch.

-Pero si fuera yo, Dave estaría bien, seguro y…-

-No nene, ni tú ni él…ni ningún otro sumiso o sumisa debe sufrir lo que tú sufriste o lo que ese malnacido pued