Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
*XVIII*

No despegaban sus bocas.

Así llevaban desde que Dave los había hecho subir al piso superior y entraron en la habitación de su hermano.

En paños menores.

Dave a horcajadas de Mark.

Mark sujetándole por la cintura.

Pero cada vez que Dave le hacía bajar las manos hacia su trasero, Mark lo impedía.

Así llevaban un buen rato hasta que…

-¡Mark, por favor!- se exasperó el castaño.

-No puedo, no puedo, de verdad no me lo pidas- dijo el moreno con pesar.

Dave tragó saliva y dejó caer el rostro.

Mark le asió de éste y le hizo que le mirara.

-Yo…yo solo quiero hacer el amor contigo- repuso.

Dave notaba los pulgares de éste acariciarle las mejillas.

-Pero es que a mí no me vale solo hacer el amor- aclaró.

Mark trag&oacut