Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
*XI*

Oye no...te ha resultado algo familiar el rostro de ese...chico?-

Después de dejar en el calabozo de comisaría a los tres imbéciles, el policía de antes formuló dicha pregunta a su compañero.

-Uhmm, no- respondió el otro más pendiente de hojear el periódico.

-Pues a mi sí- enderezándose en su silla, el policía agarró el teclado del ordenador y se metió en la base de datos de casos cerrados pero sin resolver.

Con el puntero pasaba, una por una, las fotografías de personas desaparecidas hasta que se detuvo en la única fotografía de un niño.

Arrugando el ceño cliqueó y la agrandó.

Detenidamente la miraba.

-¿Oye qué pasó con el caso del hijo de los Hoechlin?- preguntó el policía a su colega.

-Se cerró a los dos años-

-¿Y eso?- volviéndose a él inquirió -¿Se encontró con vida o su cuerpo?-

-No- contestó el otro.

-¿Entonces?-

El otro policía le miró.

-Su familia sufrió un grave accidente...y murieron todos calci