Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 49
El ruido de pasos caminado de un lado a otro anunció la mañana para los lobos que yacían cómodamente en la cama, la falta de ventanas hacia imposible saber si ya era de día o no, pero la calma de la noche anterior les dejaba en claro que ya debía ser hora de que los hombres de Sakuma se prepararan para sus actividades diarias. El lobo más pequeño se quejo por el repentino movimiento, Shi había estado durmiendo prácticamente toda la noche, en algunas ocasiones Kiyan había despertado sólo para encontrarlo aún acurrucado contra el, algo dentro de él se sentía ansioso de que pudiera desaparecer de su lado. Tal vez por la posibilidad de que ese chico se tratase de su viejo amigo y perderlo nuevamente era demasiado doloroso.

Un ligero movimiento sobre el fue lo que le hizo volver a la realidad y abrir los ojos, el peliblanco se estiraba sobre suyo, y por un breve instante sus ojos mantuvieron un contacto, había un ligero brillo en esos violáceos ojos que Kiyan no había visto antes, ¿era pr