Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 47
La habitación donde Kion se encontraba ahora mismo era una pequeña y oscura habitación, la poca luz que entraba era gracias a una pequeña lámpara de mesa que estaba frente a él, sus manos se encontraban atadas detrás de la silla donde estaba sentando, cubriendo su boca se encontraba un bozal, sus piernas también se encontraban atadas a la silla, impidiendo que pudiera moverse. Estaba perfectamente bien sujetado para evitar algún accidente.

Frente a él se encontraba Ryoichi, sentado con un guardia a lado, observándolo en silencio. Ninguno decía nada, Kion no estaba seguro si buscaba hacer eso para sacar algo haciéndolo desesperarse por el silencio, algo que no funcionaria en alguien que venía de la milicia y lo sabía bien, no podría obtener información de él de esa forma, Kion era alguien que podría soportar bastante bien cualquier tipo de tortura, y en las condiciones en las que se encontraba ahora estaba seguro que podría resistir más. Ryoichi encendió un cigarrillo, soltando el hum