Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 22
Un grupo de lobos llegó corriendo a la dirección que Adalrik les había indicado, la preocupación de que su líder estuviera herido y en peligro de muerte, el alivio se hizo presente en todos cuando se percataron que el accidente había sido menos grave de lo que habían imaginado. Shi estaba recargado contra el hombro de Kiyan, sus ojos estaban cerrados y su respiración estaba un poco agitada por contener el dolor que sentía, Kiyan también tenía sus ojos cerrados, concentrándose en liberar feromonas para calmar al delta a su lado y calmarse a sí mismo también. Por su parte Adalrik seguía en el suelo, respirando con calma, controlando el dolor que sentía. De los cuatro era quién menos heridas graves tenía, eran más fáciles de soportar y estaba más calmado que el resto de lobos.

-Líder, encontraron al lobo cerca de la zona de caza. Estaba inconsciente y mal herido. Lo hemos llevado a la casa para tratar sus heridas- Un lobo castaño se acercó a Kiyan, cargaba consigo un pequeño maletín del