Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 21
La mañana llegó tranquila, el viento fresco entrando por la ventana apenas abierta hacía que el delta se acurrucara más entre las sábanas y el cuerpo del alfa, sabía perfectamente que debía despertar, el gruñido en su estómago le estaba pidiendo que se levantará a buscar un poco de comida, pero su cansancio y lo agradable que era estar así junto al alfa le obligaba a mantenerse en su lugar, quería seguir recibiendo más de esas suaves caricias en su espalda. No iba a negar la comodidad que estaba sintiendo en ese momento.

- ¿No crees que deberíamos levantarnos ya? - La respuesta que obtuvo el alfa fue no más que un quejido mientras se acurrucaba más contra su cuerpo, sacándole una risa -Vamos, hasta acá escuche tu estómago gruñir. Además, tenemos que ver como se encuentra Kion, me preocupa algo que dijo el consejo- Ese comentario hizo que finalmente el delta abriera los ojos, aunque aún se veía bastante adormilado al fijar su vista en la del contrario, en la mente de Kiyan parecía como