Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 21

Thomas no veía absolutamente nada. En el fondo de la habitación comenzó a divisar dos puntos rojos que iban apareciendo progresivamente. Se alegró de que su Señor llegara en ese preciso momento, y así se lo dijo, mientras los dos puntos se acercaban lentamente a él.

―Es hora de un cambio ―le dijo, su Señor.

Thomas no comprendió, y comenzó a sudar copiosamente. Sentía un enorme calor.

―No com... comprendo, mi Señor... ¿Cuál cambio?

Las luces de la lámpara de emergencia comenzaron a parpadear de nuevo, defectuosas. Thomas pudo ver mejor la sombra negra con dos puntos rojos frente a él. Extrañamente, iba haciéndose menos oscura, como aclarándose, y tomando la forma de lo que parecía era un hombre. De repente Thomas se vio frente a sí: la sombra había adquirido su forma, y comenzó a sentir miedo. El o