Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 20

David y los demás ya habían entrado a Nueva York seguidos de Mark y Doris. Mark les hizo un cambio de luces y David miró por el retrovisor; Mark le ordenaba que se detuviera. Se detuvieron a un lado de la calle y una vez que se hubo bajado del auto, Mark se les acercó.

―No tienen idea de dónde comenzar a buscar, ¿verdad?

David y los demás negaron con la cabeza.

―Hace algún tiempo hicimos un allanamiento en una casa donde se realizaban rituales satánicos y cosas por el estilo. La casa está clausurada, pero uno de los detenidos vive cerca. Podemos empezar por allí, interrogándolo para ver si nos dice dónde pudieron haber llevado al niño.

―¿Y usted cree que ese hombre se los pudo haber llevado a ellos? ―preguntó Karen.

―Es lo más probable. Si sus propios intentos fallaron en más de una vez, pudieron recurrir a ese hombre para q