Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 13

Mark escuchó el sonido y pensó que era el despertador. Lo buscó con su mano derecha y lo encontró, apretó el botón pero el sonido no se detenía. Terminó de despertarse y se dio cuenta que no era el despertador, sino su celular. Lo buscó en la mesita de noche y tras encontrarlo contestó.

―Estaré allá en media hora ―dijo al cabo de unos segundos. Luego se levantó y se fue a dar una ducha.

Llegó en cuarenta minutos. Doris estaba frente a la casa, junto a Mulligan y a un nutrido grupo de policías. Del otro lado de la calle un numeroso grupo de periodistas trataban de acceder a la escena del crimen, algunos de ellos ofreciendo la noticia en vivo para sus estaciones de televisión y otros tratando de conseguir una entrevista con quién sea que les brinde información más precisa.

―¿Ustedes no duermen? ―les preguntó Mark con ca