Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 11

Hansen acostó a Joseph en la cama de Karen teniendo cuidado de no despertarlo. Ella se sentó a su lado y volvió a contemplarlo, luego le quitó los zapatos y lo arropó. Le dio un beso en la frente y otro en la mejilla. Miró a Hansen, se levantó y salió de la habitación. En la sala se sentó en uno de los muebles. David estaba de pie junto a una de las ventanas y escudriñaba los alrededores. Hansen llegó y se sentó también en otro mueble. No había querido quitarse aún la chaqueta de su traje. Karen y él se miraron por largo rato. Karen rompió el silencio.

―No debería, pero te agradezco que me hayas devuelto a Joshua. Se ve que lo has cuidado y alimentado bien.

―Ahora se llama Joseph ―dijo Hansen―. Y no te lo estoy devolviendo, te estoy ofreciendo la oportunidad de estar de nuevo en su vida, junto a mí.

―Soy su madre. Si quiero