Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 2

Todos se quedaron sorprendidos, en especial Ramiro que era el galan del grupo, a el tambien le gustaba Mariel. El no lo podia creerlo, solo miraba como me llevaba a una de las chicas mas deseadas del barrio.      

Mientras caminamos, ella me contaba lo alegre que estaba de que le hablara. Ella lo esperaba hace bastante tiempo pero no entendía por que yo no le hablaba.

Como ella me miraba hace bastante  tiempo, entonces le dije, que ella me gustaba mucho y no me animaba a hablarle por miedo, ah que se enojara conmigo, llegamos hasta la esquina de su casa, donde me despido de ella con un beso tímido en su mejilla, nos golpemos torpemente la cara.

Entonces ella me dice. Tendre que enseñarte a besar dijo bromeando, pero se sorprendió cuando yo respondí. Esta bien enseñame, así que me acerque y la sorprendi con un beso en sus hermosos labios.       

Desde ese momento empezamos a salir, éramos felices, rapidamente nos enamoramos. Nos veíamos lejos de su casa, por que su familia no estaba de acuerdo. Una noche, en casa de amigos, ella fue a buscarme parecia muy asustada y ansiosa ¿que pasa? dije yo. Ella con muchos nervios me dijo. Estoy embarazada, yo me quede muy sorprendido no esperaba ser padre aun.

Despues de un rato me acerque y la abrace, ella se tranquilizó un poco. Ella pregunto ¿que vamos hacer ahora? a lo que yo le respondí. Tranquila voy a amar a mi hijo por siempre y los voy a cuidar muy bien a los dos.

Su familia no me queria para nada yo tenia fama de vago y poco responsable. Cuando se enteraron de la noticia la echaron de la casa. Ella fue a buscarme a casa de mis tias llorando desconsolada, yo les pedi permiso a mis tias para quedarnos un tiempo 

Desde luego ellas aceptaron y nos quedamos por un tiempo, mientras buscamos una casa, teníamos que alquilar, por que no teníamos dinero, pero igual costaba mucho, yo trabajaba en construcción pero no era constantes, ya que no queria vivir para trabajar, solo trabajar para vivir. Pero ahora tenia que cuidar de mis amores así que empecé a trabajar con todas mis ganas

Tanto mi hijo como ahora mi mujer, aunque no, nos casamos necesitaban que los cuidara bien. Con el tiempo junte suficiente dinero para irnos a alquilar una casa.

Encontramos una linda casa en el mismo barrio, en el que vivíamos, bastante serca de la casa de mis tias, fuimos muy felices con la casa. despues de varios meses llego el momento de conocer a mi hijo.

Llegamos al hospital, despues de un rato, una enfermera pone en mis manos al ser mas hermoso de mi vida, sin llorar y muy tranquilo se quedo en mis brazos. 

Hola Alex exclame bienvenido hijo mio dije para mi mismo. Es imposible explicar lo felíz que me sentia en ese momento, ese fue el dia mas lindo de mi vida.

Entro a la habitación donde Mariel se encontraba, le llevo a nuestro bebé, ella lloraba de alegria. aun que estaba  muy adolorida me miro y dijo ¿estas feliz? es nuestro mayor logro, cuidemoslo por siempre para que sea muy  feliz en esta vida.

Dias después volvimos a casa, donde la pasabamos muy bien, pero los problemas siempre estaban a pesar de la felicidad.

Despues de varios años.

Mariel y yo empezamos a tener conflictos, las peleas y discuciones no paraban entre nosotros, por que su familia no me queria, ellos insistían en que yo era una mala persona.

habian pasado 6 años ya desde que la echaron de su casa, a pesar de que se acercaron a ella, las cosas conmigo seguian siendo dificiles entre su familia y yo

Ella estaba muy cansada de no poder Compartir con ellos en fiestas y acontecimientos importantes, aunque ella y yo nos queríamos mucho, las cosas estaban difíciles para nosotros, no queríamos que  Alex la pasará mal por nuestras peleas, asi que decidimos separarnos por un tiempo y ver si podíamos tranquilizar nuestros corazones. Fue muy triste partir de casa dejando a las dos personas mas importantes para mi. 

Alex que ya tenia 5 años no entendia el por que  me iba de casa, así que solo le dije que tenia que quedarse con mamá que yo lo iba a venir a ver todos los dias.

El se quedo triste seguía sin entender lo que estaba pasando, lo abrace y le dije que se quedara tranquilo que luego yo volvería, el se quedo, conforme y un poco mas tranquilo.

El y yo eramos muy unidos, asi que los dos sufrimos mucho al principio. el no poder dormír abrazados mientras le contaba su cuento de piratas, todas las noches 

Estando solo y con mucha tristeza tenia que seguir, otra vez a sufrir, ya era algo a lo que estaba acostumbrado, así que con el deber de cuidar de Alex, para que no le faltara nada volvi a ver a mis amigos.

Siempre nos veíamos pero no como antes, ellos tambien formaron sus familias aunque no duraron mucho. Ramiro era muy mujeriego así que siempre tenia problemas con su mujer.

A Sebastián le gustaba mucho estar de farra, el solo queria ir a fiestas y tomar lo que le pusieran delante, asi que tambien se separo. Me dieron la bienvenida al grupo de los separados cuando se enteraron.

Yo por un lado ya cansado de mi trabajo de obrero decidi dejarlo, y ver si aun mis dones de adivinación seguian funcionado. Fuimos a la loteria despues de juntar unos 3 mil dolares entre los tres, lo apostamos todo a un numero que dije al azar .

"Que bueno" "que alegría" todavía funciona dije muy alegre. Esta vez  ganamos como 40.000 mil dolares. No lo podiamos creer, pensar que trabajaba mucho para que a Alex no le faltara nada, y tener comida en la mesa todos los dias. las deudas me acosaban y apenas llegaba a pagarlas y  teniendo este gran don que nunca aproveche.

Recibimos el dinero y repartimos 10.000 dólares  para cada uno y el restó decidimos apostarlo a un billete de juegos de fin de semana.

El cual entregaba premios de muchos millones. Elegí unos 10 numeros, los cuales para mi no tenian significado alguno, pero se me aparecian en la mente.

Llego el dia de ver si era un don o pura suerte, ese dia mis amigos gritaban de emoción y agradecian mi don, eramos millonarios ahora

El premio era de 100.000.000 millones de dolares,una casa y una camioneta. la casa estaba ubicada serca de la capital, pero del otro lado de la provincia, asi que decidimos ponerla a la venta. La camioneta la compartimos entre todos como recuerdo de de la amistad que teniamos

Desde ese dia acormamos cuidarnos, los unos a los otros y a nuestros hijos mientras tuviéramos vida. 

Sebastián no tenia hijos, pero Ramiro sí, era una niña hermosa de unos 4 años de la cual yo era el padrino, ya que con Ramiro éramos mas unidos, Milagros y Alex se criaban como hermanos 

Ramiro y yo estábamos siempre juntos cuando estuvimos en pareja. El siempre venia a casa con su mujer y milagros. Mariel y Mary eran muy amigas

El dinero lo repartimos en partes iguales 28.333.333. Ja yo me creia ladrón por utilizar mi don, para elegir mis numeros, pero cuando fuimos a reclamar el premio nos dicen que el gobierno se queda con el 15% en impuestos y que el premio del dinero se pagaba en 3 partes por suerte el 50% era de una sola vez

Ellos como dije antes, no eran muy inteligentes, querian gastar y darse muchos lujos. Tenían sueños y los querian cumplir asi que los deje tranquilos.

Yo por otro lado, ayude a todos mis hermanos repartiendo mi dinero, lo necesitaban mas que yo. Ellos ya estaban grandes y tenian familias. menos dos de ellos que aun vivian con mi mamá, ya que mi padre murió por una enfermedad.

La enfermedad le causo una cirrosis terminal, apesar de ser un muy mal padre, me dolio que muriera solo en un hospital, yo era demasiado sentimental, aun que no lo demostraba, estaba acostumbrado a ser el fuerte siempre. Mi padre se habia separado de mi mamá asi que casi nunca mas supimos de el.  

Le di a mis hermanos casi todo mi dinero,  solo me quede con 2.000.000 millones de dolares. Los cuales inverti y compre acciones en empresas chicas de las cuales no se, por que sabia que crecerían mucho.

Ya sin dinero en mano otra vez, apostaba de vez en cuando una gran cantidad en la quiniela de la loteria

ganaba unos 20.000 dolares por mes con eso estaba tranquilo podía mantener bien a Alex y me quedaba bastante para mi.

Ramiro y Sebastián me regañaban por dar mi dinero pero a mi no me importaba mucho el dinero. Solo lo usaba para sobrevivir , si podia sobrevivir bien mejor no creean que no me gustaba tener dinero, pero por ahora asi estaba bien, las cosas que yo queria, eran caras y necesitaba esperar un tiempo.

Ramiro y Sebastián gastaban su dinero como querían a mi no me molestaba, pero yo les avise, que ya no apostaría mas en cosas tan grandes, asi que tenian que invertir.

Si querian seguir siendo millonarios, ellos se enojaron al principio, pero sabian que yo tenía razón y que era una persona de palabra, no les quitaría, ni malgastaria su dinero, asi que me dieron parte de su dinero, para que inviertiera en sus nombres. 

Capítulo siguiente