Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
El bastardo fue rechazado

—Luke…—ahora el tono de ella no dudaba. No había miedo tampoco, sólo una ligera extrañeza que ella misma no se podía explicar.

Jax abrió la boca, pero no dijo nada. Karen desvió la mirada y Sail se levantó con el pretexto de ir por una ronda más de soda, hasta que Yanai le tomó del brazo obligándolo a sentarse de nuevo.

Todo se quedó en silencio en esa mesa. Ojos expectantes en sólo dos personas: Luke y Alexa. El joven de cabello negro tomó la palabra. El porte de su figura parecía más de un dictador que de un muchacho de preparatoria.

—Alexa, quiero hablar contigo –la oración sonó como una orden retrógrada de alguna especie de parlamento. Su rostro no reflejó ningún gesto o emoción, luciendo más gélido que de costumbre.

Se oyó un lejano chasquido, pero nadie