Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Acuerdo mutuo

—Si, sé lo que ocurrió con el tipejo ése, lo vi en televisión. –la voz de Gio se oía tosca, aun más de lo que era debido a la pésima recepción de la línea—¿Era un primo tuyo o algo así?

Bajo el silencioso ambiente de su habitación, debidamente cerrada por dentro, Luke respondió ahogando un gruñido de indiferencia.

—Me importa una mierda, por lo menos el asunto me despejará el área y podré largarme por las mañanas, sin que se den cuenta en casa—arguyó con desenfado. El ceño se proyectó en un rictus de encono—. Por cierto, no me he olvidado de tu estúpida metida de pata, por tu culpa casi nos pescan, imbécil.

—Ey…yo no fui el que se quedó como piedra delante del pelele rubio –Gio hablaba con el eco del la goma de mascar entre sus mandíbul