Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Estas diferente

—Buenos días Santino, te levantaste mas tarde de lo acostumbrado- era obvio que ya todos habían desayunado.

El forzó una expresión tranquila para su madre y aceptó los platos que ella le alcanzó, quiso portarse como siempre hacía, entablar tal vez un poco de conversación, pero no pudo hacerlo, se limitó a sentarse y empezó a comer lentamente, sin pronunciar palabra.

—¿Pasó algo?

Su madre se sentó frente a él.

—No… no ¿Por qué?

—No sé, te noto diferente. —comentó ella, mientras le servía el té.

—¿Diferente?

¿Qué es lo que me ve distinto?, ¿Acaso puede leérseme la culpa en la cara o qué?

No podía notar nada fuera de lo común y con respecto a otras cosas ausentes, -el dinero de cuentas ajenas- bueno, esas no debían notarse.

¿Sería por su fugaz llegada a las ocho y media de la noche? Ya estaban acostumbrados a eso, podría alegar que había ido de farra con Shis, o que se quedó tiempo extra en la oficina, o…<