Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO 11 - El Clan Ward es celoso con sus mujeres

La noticia sobre el obsequio de las flores de Jessica se volvió un chisme que recorrió la oficina bastante rápido; Stan aseguraba a todos los Wards ―incluidos su papá y tío―, que esas rosas habían sido enviadas por Allen, porque durante el almuerzo en el que se aparecieron, el otro socio se mostraba “demasiado interesado” en ella. Y el tono empleado por el hermano pequeño estaba cargado de reprobación evidente.

Fred se mantenía en silencio, no iba a decirle a ninguno de ellos que de hecho fue él quien hizo el mentado regalo, en especial, cuando veía la expresión adusta de su primo, que parecía en serio cabreado por eso.

El resto de ese día Jessica, Joaquín y Linda estuvieron encerrados en su oficina, armando una propuesta para la mesa directiva; lo que redujo a cero la interacción de los inversionistas latinos dentro de la compañía.