Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 28. Celos infernales

Madison

Después de lo de los servicios, intento mostrarme indiferente, aquí no ha pasado nada, me repito como un mantra, regreso al salón, pero aun mi corazón no deja de hacer “pum, pum” frenéticamente. Mientras camino de regreso a la mesa, puedo ver a la señora Clark dirigirse hacia mí, lista para decirme unas cuantas palabras, maldigo dentro de mí, ¿Qué no se cansa de hacerme la vida de cuadritos? Me detengo cuando llega a un metro de distancia obviamente con la intención de hablar conmigo. ¿Y la esquivas, Madison?

―Veo que se ha salido con la suya, señorita Green. ―arquea una ceja y me da un repaso descarado.

―Yo solo cumplo ordenes del señor Burj. ―regreso la piedra.

―Pudiste haberte negado. ―espeta furiosa, estoy a punto de poner mis ojos en blanco y soltar un suspiro de cansancio.

―Lo hice, señora