Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Miseria

El muy estúpido aún tenía el cinturón puesto, se estiraba, giraba a verme y hasta se impulsaba sobre mi...¿con el cinturón puesto? Para mi mejor. Cuando salté sobre él me sentía eufórica , ya estaba cansada de que en mi tierra, en mi casa menospreciaran mi capacidad de ser mujer.

Primero mamá ignorando mis sufrimientos, mis talentos, mis necesidades, luego papá siendo solidario pero justificando el comportamiento de mamá. María culpándome por ser madre y ahora este majadero dándoselas de Don uan para convencerme que era mejor partido que Ensuan, nadie era mejor que él para mí, nadie, esperaba convencerlo de eso.

Lo ataqué con todo mi peso, de frente, rodeé su cuerpo con mis piernas y con mi mano abierta choqué su perfilada nariz, mientras mi tronco lo acorralaba contra el asiento.

Se sorprendió, se confundi&oac