Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 4 - Separación

El resto de ese día fue maravilloso para ambos, pero el futuro aún les deparaba serias sorpresas, y sus corazones tendrían que estar preparados para soportar muchas de las tristezas y desilusiones que la vida tenía por delante. Pasaron los meses y su relación se hizo cada vez más sólida, poco a poco André aprendió a sentir por Karla el mismo amor que él recibió de ella.

El vínculo emocional de la pareja se estaba volviendo tan fuerte que estaban pensando en casarse. Pero la trayectoria de sucesivos hechos en la convulsa vida de André Borges aún no había terminado, y en Nochevieja, cuando celebró la entrada del nuevo año con Karla y en compañía de amigos, empleados y clientes en uno de sus mejores restaurantes.

Un desarrollo de reciente construcción en la avenida más importante de la ciudad, conoció a Rafael, el joven de veintitrés años era cadete de la Fuerza Aérea, con buena apariencia física y una apariencia muy masculina. Fueron presentados por Fabiana, asidua del establecimiento, que poco a poco se fue ganando el respeto y la amistad del emprendedor. Sin que Karla se diera cuenta, los dos entablaron una larga y muy atractiva conversación para ambos.

De hecho, empezó a haber una fuerte atracción entre ellos y Rafael invita a André a visitarlo en el dúplex al día siguiente, ubicado allí, muy cerca del restaurante. El resto de la noche consistió en frecuentes intercambios de miradas y Karla, completamente involucrada en la fiesta.

En ningún momento se dio cuenta de lo que estaba pasando. Era el primero de enero de ese nuevo año, que ya comenzaba a revelarse como prometedor de muchas sorpresas desagradables. Los dos hombres se conocieron en el dúplex, en compañía de otros chicos, todos pertenecientes a las Fuerzas Armadas. Durante la celebración continuada. André se dio cuenta de que el entorno en el que se encontraba no era propicio para su decisión de abandonar la homosexualidad. Debido a que todos sus nuevos amigos eran homosexuales y Rafael ya mostraba signos de querer llevarlo a la cama, ya se mostraba más insinuado en sus palabras.

 Al intentar escapar del tema, se le acercó otro del mismo tema y, poco a poco, se fue involucrando en el tema debido a la fuerte influencia del alcohol. Leandro y Luís, los otros dos jóvenes que se encontraban en el entorno comenzaron a intercambiar besos y caricias en el sofá junto a ellos.

El fuerte sonido de la música hortera que sonaba en la sala de estar ya no molestaba a sus oídos, la cerveza y el whisky comenzaban a abrumarlos. Rafael intenta convencer a André de que se rinda, "salga del armario". Pero todavía se resistió. Karla llamó varias veces, pero su celular vibró en vano. La tarde terminó y comenzó una noche de luna llena, cuando ciertas personas supersticiosas creen que hay mayores influencias del mal en la tierra.

Finalmente, tras insistir incansablemente, Rafael empezó a cosechar los primeros frutos de su conquista. André pareció ceder a sus encantos, dejándose tocar. En una carrera inesperada, ella comenzó a besarlo. Al principio no hubo reacción, pero poco a poco sintió vibrar su cuerpo, habiendo acariciado sus intimidades que respondían inmediatamente a los estímulos. André había vuelto a ser vencido por el maldito deseo que tantas veces trataba de evitar sin embargo se salvaría de la desgracia que lo amenazaba con una incalculable caída de principios morales, ya que había tomado la decisión de Evite permanentemente tal debilidad en su cuerpo. En el momento exacto en que se rendiría a los llamamientos sexuales de Rafael, suena su celular y previene tal locura:

— ¡Déjalo tocar!

— Lo siento, pero necesito responder, ¡puede ser importante!

Era Karla, pidiendo explicaciones de por qué estaba ausente. Después de explicarse, perdió los estribos y volvió en sí, dándose cuenta de la locura de lo que estuvo a punto de hacer contra sí mismo, aceptando estar con esos tres los gay en ese lugar y exponiéndose al riesgo de volver a ser vencido por los deseos inmorales en los que tanto esfuerzo tenía. Si, para liberarse. Creó nuevas fuerzas y decidió actuar sabiamente:

— Lo siento chicos, pero eso es todo por hoy, me voy, nos vemos otro día

— Cálmate, ¿qué pasó?

- Nada, Rafael, está bien…

Solo tengo que conocer a alguien que me necesite ahora mismo

 — ¿Desde cuándo eres médico para atender las urgencias de tus pacientes?

 — No es una emergencia médica, se trata de atender a un amigo

 — Ya veo, y este amigo parece ser más importante en tu vida que el placer que empezamos a sentir el uno por el otro.

 — ¡No hay duda!

André abandona el dúplex y se dirige a la casa de Karla, donde se queda varias horas y le cuenta los últimos acontecimientos, dejándola bastante irritada y aprensiva por su reciente experiencia:

 — No puedo creer que una vez más te permitiste pasar por una situación así, André, ¿hasta cuándo tendré que soportar tus debilidades sexuales?

 — Cálmate, Karla, no te enfades, ¡te juro que no pasó!

 — Sí, ¿tu, cínico, aún tenías cara para negar tu picardía?

 — ¡Qué diablos, te dije que no pasó nada grave, gracias a esa llamada telefónica, fue mi salvación!

 — No entendí

 — Ya había una atmósfera entre nosotros cuando sonó el celular y fuimos interrumpidos, lo que me dio la fuerza para concentrarme en el propósito de evitar tal absurdo en mi vida. Luego dejé el lugar donde estábamos y vine aquí.

  — ¡Lo que más me irrita es darme cuenta de que eres el único culpable…

¡Ser acosado por este grupo de hombres!

 — Basta, cariño, no es culpa mía por despertar este tipo de interés en ellos

 — ¿Ah no? ¿No está usted, a pesar de ser consciente de esta posibilidad, todavía relacionándose con esas personas? Entiende de una vez por todas que para deshacerte de esta maldición necesitas mantenerte alejado de otros homosexuales, ¡ni siquiera hacer ningún tipo de amistad o contacto!

— Entonces te ves demasiado prejuicioso

— No es prejuicio, sino realidad. O sigues este camino o no funciona

— Todavía suena a prejuicio

— Piensa como quieras, ¡pero aléjate de este círculo de amistad! - Se levanta y abre la puerta con lágrimas en los ojos - ¡Por favor, vete y no vuelvas sin ser invitada!

— Cálmate, nena, entendamos

— ¡No me llames así, si yo fuera realmente importante para ti no me causaría esta vergüenza, cambiarme por un asqueroso gay!

— Vale, respetaré tu decisión, te buscaré en otro momento, cuando estés más tranquilo

— ¡Fuera de aquí, André!

La puerta se cerró de golpe y ella estaba llorando, una mezcla de odio y decepción.

Miró hacia atrás y se da cuenta del inmenso tiempo que perdió en la ilusión de ver a su gran amor libre de la homosexualidad y optando por la postura digna de un hombre sin las manchas morales que tenía, pero hasta ese momento lo que podía ver eran sus constantes recaídas y repetidas. tropiezos.

Cansado de esperar a que André finalmente se decida a tomar su lado masculino. Enterrando completamente sus deseos impuros en el olvido, decidió levantar la cabeza y seguir adelante. Buscaba algo nuevo que pudiera traerle nuevas esperanzas de ser feliz. Han pasado unos días desde la última vez que se vieron. Ambos estaban tristes y desmotivados, André se mantuvo en su departamento sin ir a trabajar y ella siguió su rutina con normalidad.

Sin dejar que los problemas y la tristeza dentro de su pecho la detuvieran, con bastante esfuerzo, economía y dedicación, Karla pasó de un simple consultorio a una clínica de psicología, inaugurada con todo el refinamiento merecido, con la presencia de la ilustre sociedad de Pará. . Sin embargo, André no fue invitado a estar presente, su crecimiento profesional también fue notorio y se dio a conocer por las clases sociales altas.

Primero en el estado y luego en todo el país, especialmente luego de participar en varios congresos sobre los avances de la psicología. Y destacar dentro de esta área como uno de los investigadores más respetados, desarrollando proyectos a favor de las clases más pobres. Ante el fuerte papel del psicólogo al intentar llevar el tratamiento a los estratos más bajos de la sociedad.

 La psicología era vista como una necesidad solo para los más ricos, sus niños, adolescentes y jóvenes, cuando tenían un trastorno de personalidad, eran llevados de inmediato a la presencia de uno de estos profesionales. Inmediatamente fueron tratados por sus deficiencias, mientras que las clases menos acomodadas veían a sus hijos condenados a la locura o la locura mental.

Condenados a seguir inclinados a la conducta errónea oa la rebelión que los dejó marginales, por no tener principios básicos del hogar donde nacieron o de un profesional, lidiando con sus defectos de personalidad. Participando en discusiones sobre esta necesidad social.

 Karla pudo, con mucho esfuerzo, convencer a las entidades preocupadas por el comportamiento humano de que la población de la periferia también necesitaba este cuidado. Y con ello se inició una mayor conciencia en este sentido, que llegó a beneficiar a todos.

Los recientes cambios que se produjeron en la vida del joven médico se produjeron durante un período de cinco años. Todos al lado de André, pero él tuvo poca participación en estos logros, ya que solo le preocupaba superar sus debilidades.

 Para liberarse de la homosexualidad que veía como una mancha en su carácter, pero en qué momento fue dominado por otro y el plan de liberación se fue por el desagüe. Ahora, después de la ruptura, decidió poner más énfasis en sus proyectos sociales. Luego, se lanzó de lleno al nuevo proyecto de fundar un instituto.

Sería para el tratamiento de las deficiencias en la personalidad de los jóvenes de comunidades desfavorecidas de todo el estado. Todo sucedería de forma gratuita, con la cooperación del gobierno y los recursos federales. Además del aporte voluntario de profesionales en la materia y la oportunidad de impartir pasantías supervisadas a estudiantes de psicología de universidades públicas y privadas.

De esta forma, conformar un excelente personal clínico que pueda atender a los pacientes con calidad y eficiencia. Mientras se encaminaba hacia el éxito profesional. Realizando un sueño dentro de sí mismo desde temprana edad, André se estancó entre sus restaurantes y el apartamento solitario, donde decidió encerrarse. Alejarse de las posibles amistades que siempre lo llevaron a vivir situaciones embarazosas y que le hicieron perder por completo la confianza de su esposa.

Capítulo siguiente