Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 98. "Una dura verdad"

Tara abrió sus ojos para encontrarse con el rostro de preocupación de Alexander, quien sintió alivio al ver reaccionar a su esposa.

— ¿Te sientes mejor? Háblame. —insistió él.

—Yo…—cerró los ojos, Tara. El dolor de cabeza era horrible. —Me duele la cabeza.

—Te has golpeado al caer, Alexander no alcanzó a llegar a tiempo. ¿Cómo te sientes? ¿Necesitas que te llevemos al hospital? —preguntó preocupado, Jack. Tara abrió sus ojos, el momento anterior a desmayarse, le provocó escalofríos, negó con los ojos vidriosos.

—Dime…dime que ha sido un sueño lo que he escuchado…—las lágrimas se desbordaron por las mejillas de Tara. — ¡Dime que fue un sueño! ¡Dime qué el hombre que me ha quitado todo y nos tiene aquí no es mi padre! —Alexander sintió como la piel se le había erizado a las palabras de Tara.

—Estoy investigando, cariño. No te puedes alterar, recuerda a nuestros hijos. —Tara convulsionó del llanto, abrazada a Alexander en el sillón, éste le hizo