Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 29. “Separar situaciones”

Tara daba vueltas en la cama, se sentía de una manera extraña, la calidez con la que estuvo durmiendo días atrás, empezó a extrañarla. Se levantó, se sentó en la orilla de la cama, encendió la lámpara de noche, luego miró la gran habitación, miró el lado vacío de Alexander. Se mordió el labio, pensó en si ella llegara a la habitación y se acurrucara a su cuerpo sin hacer nada, solo dormir, ¿Le dejaría? O ¿La rechazaría?

—Investiga, Tara. —se levantó y alcanzó su bata de noche, cubriendo el diminuto calzón de encaje y seda y su blusa de tirante haciendo juego con el resto. Se recogió el cabello en una coleta y se dirigió fuera de la habitación. Caminó por el largo pasillo, se había regañado a si misma a la falta de conocimiento de la casa, ahora, era su casa durante un año. Caminó a tientas, con el corazón re