Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Dos corazones

Alexandra despertó al sentir que no podía moverse, el dolor de sus heridas y los medicamentos no eran una buena combinanción, pero eld espertar en medio de Nikolay y Viktor definitvamente había sido lo ultimo que esperaba, si bien ella misma les había pedido quedarse, no lo había pensado demasiado.

Ver a Nikolay de nuevo frente a ella le había hecho entrar en pánico, pero al mismo teimpo, había sentido el impulso de estar en sus brazos en busca de consuelo. Nikolay estaba a su derecha, con una mano en su vientre y la otra sobr su cabeza, Viktor estaba roncando ligeramente a su izquierda, con una mano en sus costillas, allí donde remi la había golpeado.

La sensación de calidez era abrumadora, y aunque el pánico se había instalado en su carganta ante el contacto inicial, se sentía segura.

cuando se movió ligeramente en un intento de cambiar de posici&oac