Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 5

~A veces no sabemos lo que sentimos hasta que nos hacen darnos cuenta~

Me encuentro sentada en el patio del colegio con Soe, ella está hablando quien sabe de qué, en estos momentos y bueno durante la última semana solo podía pensar en lo que Max me dijo esa tarde: _me gustas…aún seguía sin creerlo, como es que podía gustarle a Max si me conoce desde hace no más de un mes //no puede gustarte o enamorarte de alguien a quien no conoces prácticamente de nada es algo imposible//

Salgo de mis pensamientos y camino con Soe hacia el salón ya que estaba a punto de comenzar el próximo turno de clases, llego y me recuesto sobre mi mesa de forma tal que quedé de espaldas a la puerta. 

   – No entiendo aún cómo es que puedo gustarle* le digo a Soe quien se encuentra frente a mi//el salón estaba vacío así que nadie podría escuchar nuestra conversación //

   – No es primera vez que un chico te dice que le gustas, por qué dejas que te afecte tanto  

   – No sé, solo siento que desde que lo conozco aunque no he cruzado más de cinco palabras con él y que conste que por mi cuenta no corre nuestra mala comunicación, me importa lo que hace, donde está y simplemente no entiendo por qué me pasa esto *me abro sinceramente a Soe

Cuando levanto la vista del suelo hacia Soe, veo qué tiene una expresión rara en el rostro como si intentase avisarme de algo, al girarme me doy cuenta que Max estaba parado en la puerta justo detrás de mí lo que significaba que había escuchado nuestra conversación, baja la mirada y se va caminando, miro a Soe y salgo tras él.

   – Espera, ¿por qué te vas?* lo giro de un tirón 

   – Que voy a hacer junto a ustedes, de que se supone que vamos a hablar si somos dos personas que no se conocen de nada*dijo sarcástico.

Bajo la mirada avergonzada, realmente no esperaba que se sintiera mal por eso que dije hace unos segundos.

   – Lo siento no lo dije con intención de molestarte, solo quiero saber ¿Por qué yo?, ¿por qué así repentinamente?* le pregunté

   – ¿Quieres saber por qué?, porque te conozco desde hace un año y desde el primer momento en que te vi no he podido dejar de pensar en tí, solo mírame, ¿no me recuerdas? * me contestó

   – ¿Cómo es que me conoces desde hace un año?

   – En serio no recuerdas ese día, no te das cuenta aún de donde proviene esta medallita *levanta su mano para enseñarme su pulsera 

En ese momento entra un recuerdo a mi cabeza, creo que empiezo a recordar ese día en el que él asegura haberme conocido 

**Flashback… (Hace un año)

Estoy saliendo de la academia junto a Natacha y Anastasia con mi maletín en la mano, voy caminando mientras hablo con ellas, de repente choco con un chico que tumba mis cosas, me ayuda a recogerlas pero solo pude ver su rostro por unos segundos antes de que anastasia arrebatara mis cosas de sus manos y tirara de la mía hasta que llegamos al coche.

Unas horas más tarde me siento delante de mi tocador y mientras me recojo el cabello en una cola de cabello en una cola de cabello me doy cuenta de que me faltaba un pendiente, en ese momento pensé que pude haberlo perdido durante la practica ya que había olvidado quitárselos así  que solamente me retiré  el otro y lo guardé.

**Fin del flashback…

   – Quien chocó ese día conmigo eras tú* digo asombrada al haber recordado lo que había pasado 

   – Y la medallita de tu pulsera era de mi pendiente* señalo a su mano

    – Si, la puse en la pulsera por si algún día te pudiera conocer me recordaras y veo que lo he conseguido aunque resultó mucho más difícil de lo que imaginaba *sonrió levemente y toco la muñeca en donde tenía la pulsera 

   – Es por eso, claro, es por eso que me siento así contigo, por eso es que me siento tan extraña cada vez que me acerco a ti, de alguna manera una parte de mi sabía que te conocía *me explico a mí misma

   – A veces no sabemos lo que sentimos hasta que nos hacen darnos cuenta* dijo y suavemente se giró y continuó caminando por el pasillo vacío

// Sé que suena raro que el pasillo este vacío pero todos los alumnos estaban en el patio del colegio ya que el director había dado dos turnos libres en celebración de que ganamos el premio a la mejor escuela de Manhattan//

   – ¿Qué quiso decir con eso?* me pregunto a mí misma 

Al pasar unos minutos la campana suena, nuestros dos turnos libres habían acabado y era hora de comenzar la próxima clase, ya me encontraba dentro del salón así que solo tomé asiento y esperé a que este se llenara, al pasar unos segundos Max regresó y tomo asiento junto a mi// espera, ¿Qué estás pensando? Ese es su lugar no se sienta ahí porque quiere, lo hace porque... un momento, si el día que había llegado a la escuela habían más puestos además del mío sin ocupar por que tuvo que sentarse justo aquí, Ahhhg soy una tonta obviamente ya lo tenía planeado, no fue casualidad//

Me golpeo la frente con la palma de la mano al darme cuenta de mi estupidez, Max me mira sorprendido y ríe //es tan lindo cuando ríe, shhh ¿Qué estás diciendo violeta?//

Sacudo mi cabeza como si eso pudiera sacar los pensamientos dmque había en ella, miro hacia Max, me estaba mirando, un impulso me hace sonreír// ¿Qué acabo de hacer?, ¿Qué me está pasando? Este chico me esta haciendo actuar como alguien que no soy.

Ya habían pasado unas cuantas horas desde que acabó el colegio, estoy escuchando música en mi habitación aunque solo estaba buscando un método de distracción, pongo pausa a la música y me quito los audífonos.

: _a veces no sabemos lo que sentimos hasta que nos hacen darnos cuenta…Sigue dando vueltas por mi cabeza esa frase, ¿qué quiso decir con eso?

   – A lo mejor se dio cuenta de que te gusta* dijo Anastasia mientras entraba por la puesta de mi habitación. Al parecer debí pensar eso último en voz alta sin darme cuenta

   –No, como crees*digo rápidamente

   – Pero te gusta ¿no?*me pregunta sentándose en la cama junto a mí

   – No, no lo sé *digo y levanto la vista mirándola a los ojos. 

   – Al parecer a veces no nos damos cuenta de lo que sentimos hasta que nos hacen darnos cuenta*repito las palabras de Max

   – Wow desde cuando eres poeta*dice asombrada y risueña

   – Desde que me di cuenta* sonrió y bajo la mirada//al parecer había aceptado que me gusta Max

   – Por cierto hermana, ¿sabes?, conozco a Max  desde hace un año

   – No entiendo, como es que lo conoces desde hace un año si no hace nada que entro a estudiar a nuestro colegio 

   – ¿Recuerdas el día en que alguien tumbó  al suelo mis cosas en frente de la academia?

   – A ver dejame hacer memoria * hace una pausa larga* no, no recuerdo nada * dice riendo

Las dos reímos hasta cansarnos y luego decidimos despejar la mente y bajamos a ver una película con mamá  y papá hasta que el día terminó  y ambas nos fuimos a la cama 

Capítulo siguiente