Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
FINAL

D A N A 

—Gracias por venir. —escuché la voz de Demetrio.

—Lo siento, señor Richardson. Mi sentido pésame. — ¿pésame?

—Gracias…—su voz estaba cargada de dolor.

—Hijo, deberías de acercarte a tus hijos, siguen sentados en el sillón de la sala, no han hablado. Siguen…—la voz de Lina se cortó por el dolor en sus palabras.

—Lo sé, pero no puedo hacer más, no quieren hablar conmigo, ¿Siguen tomados de la mano?

—Sí, no se han separado en todo el día, y no quieren comer. Damián solo pide ver a su mami…se me parte el corazón…Dánae lo abraza, y le susurra algo al oído. Si solo tú…

—No quieren