Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 20

Dana

Bajé del auto, y con mis manos nerviosas jugaba con las llaves, el corazón me latía a toda velocidad, Demetrio bajaba en ese momento del Audi y se ajustaba la gabardina por el frío de la madrugada.

Los niños estaban con Lina. Eso me tranquilizaba por momentos. Ellos no me arrebatarían a mis hijos. Lina es madre, ella no sería capaz de ello.

Subió las cortas escaleras de la entrada a paso lento como si se debatiera en entrar junto a mí a la casa. Y era en efecto eso. Se detuvo a medio escalón con las manos dentro de la gabardina negra. Hacía resaltar su piel pálida y cansada.

—Dana…—lo observé detenidamente.

— ¿Sí? —sabía que diría algo para volverse a cerciorar que esto era lo correcto. Sus ojos grises estaban llenos de confusión, nerv