Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
FÍSICA SIMPLE

Mientras los detectives estaban entretenidos con el señuelo de Justo Lara, los detalles del nuevo golpe se iban ejecutando con éxito. David Guédez era vigilado muy de cerca por Perdomo que había aprendido a confiar solo en Justo Lara y Juan José.

-Estaba cavando un hueco en el patio, por si alguien por ahí nos delata. –Comentaba medio riéndose para que David Guédez escuchara y Valeria América le dio un codazo en la costilla.

-¿Quieres ver molesto a Justo Lara? –Le preguntó la hermosa mujer con sus ojos bien abiertos y en voz baja.

-La verdad no. –Decía riendo. –Lo siento. –Le dijo al oficial, que aceptó sus disculpas y sonrío considerando lo interesante que era que una persona como Perdomo temiera que Justo Lara se molestara.

El oficial, citado por Justo Lara, se encontraba en la casa de William Chacín cerca del museo de L